Tratamiento del alzheimer en Córdoba

Una de las enfermedades neurodegenerativas más comunes es el Alzheimer. Esta lesión cognitiva provoca un deterioro de la memoria, variaciones del lenguaje, pérdida del sentido de la orientación y aumenta la dificultad de llevar a cabo una tarea o problema.

Al principio de la enfermedad puede que algunos síntomas no se perciban y pasen desapercibidos pero cada vez estos son mayores. Llegará un punto en que tareas tan sencillas como vestirse, comer o andar, les resulte de gran complejidad.

No existe un tratamiento curativo, aunque sí paliativo. Es decir, no se puede parar ni curar la enfermedad, pero sí que se puede reducir los síntomas. Diferenciamos entonces entre:

  • Tratamientos farmacológicos. A través de inhibidores de la acetilcolinesterasa, memantina o fármacos para el control de alteraciones conductuales. Este tipo de terapias suelen funcionar mejor en las personas que se encuentran en la fase inicial de la enfermedad.
  • Tratamientos no farmacológicos. Mediante ejercicios de estimulación cognitiva y cuidados personales adecuados a las necesidades de cada persona. Numerosos estudios demuestran la importancia de este tipo de programas.

Enfermedad del Alzheimer

En ATENCIS, velamos por la calidad de vida de los pacientes y como especialistas en cuidados personales utilizamos las técnicas más vanguardistas para tratar y combatir las enfermedades neurodegenerativas como es el caso del Alzheimer en cada una de sus fases:

  1. Fase inicial: dando apoyo emocional en el periodo de diagnóstico y en los momentos depresivos y de ansiedad. Además en esta fase será recomendable preguntar sobre ciertos recuerdos pasados para mantener la autonomía e independencia, así como ayudar en las tareas del hogar (llevando las cuentas, yendo a hacer la compra, etc.).
  2. Fase media: facilitar ayuda en cuanto al cuidado personal, responder a los comportamientos inadecuados que se dan en esta fase y asistir en tareas como vestirse o preparar la comida.
  3. Fase grave: en esta fase el paciente se vuelve totalmente dependiente y no puede indicar las necesidades. Por lo tanto, será indispensable el control y supervisión total en cuanto a apoyo, asistencia al comer y beber, o ir al baño.